Traductor

sábado, 29 de junio de 2013

La frágil isla de nuestra pequeña realidad.

Cuando el mar del narcisismo inunde la frágil isla de nuestra pequeña realidad , anegando cualquier resquicio de buenos valores que pudieran restar en ella, nos dejaremos arrastrar por la corriente. Nos faltará la valentía para coger las manos que nos tiendan para volver a flote, prefiriendo la comodidad del ser arrastrados por la corriente.
Sólo un pequeño empujón, en el momento exacto, desterrará el profundo ensimismamiento en el que se hallaba nuestra mente  y despertará del letargo la voz critica de nuestra conciencia. Ésta nos hará ver que nuestra isla se hunde, que llueven los problemas y entonces parecerá que que nos ahogamos en la infinita tormenta de nuestros conflictos, y será entonces, cuando nos hará ver quién será nuestra pareja de baile,
con la que si llueven los problemas, bailaremos bajo la lluvia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario