Traductor

domingo, 26 de enero de 2014

Otra dura noche de invierno.

Es en las duras noches de invierno cuando el mundo se te viene encima, y más en estas horas del día en las que sientes que estás solo, tú contra el mundo.
Es en estas noches cuando me doy cuenta de quien no está y echo de menos. No necesito pensar mucho para darme cuenta de lo que estoy haciendo mal, demasiado mal, debería cambiarlo, pero ahora todo se ha vuelto mucho más difícil.
Antes con un "tan pequeño y capaz de detener el mundo" tenía fuerzas para seguir. Pero las palabras puestas en otras bocas pierden la magia que las hacia especiales. Sin ellas la voz que se despertaba dentro de mí y me hacía luchar contra todo yace dormida, siendo ti, su dueña, la dueña de la voz dormida.