Traductor

martes, 18 de febrero de 2014

Cruce de caminos.

Lo único que tenemos claro en esta vida es que avanzamos a un ritmo de sesenta minutos por hora. Sesenta. Esas son las oportunidades que tenemos cada hora de tomar un camino distinto al que seguimos, y eso hace precioso el hecho de vivir, tener infinitas oportunidades de empezar de cero.
No importa las veces que caigamos o lo hundidos que estemos, sólo importa querer tomar un camino diferente, reinventarse si es necesario.
Infinitas oportunidades de tentar a la suerte para que te brinde la felicidad que todos merecemos. Infinitos trenes que parten de tu estación, ¿a quién le importa el destino cuando te montas con una sonrisa?.
Una sonrisa para tomar un tren, una sonrisa para empezar a ser feliz.

viernes, 7 de febrero de 2014

Vuela alto

La historia de mi vida es fácil de resumir:
Quise volar libre por el cielo de la felicidad, y como Ícaro volé tan cerca del sol que quedé herido gravemente, aquel ave que presumía del brillo de sus alas a la luz de aquel, sol cayó al mar, herido por el resplandor de aquel sol que tanto le hizo brillar.
Ese pájaro hoy navega a la deriva en un mar de desesperación y no se da cuenta de que en realidad, está nadando en círculos, un día ese pájaro mirará al mar y picoteará el reflejo que en él se mostrará, pues no se reconoce e incluso se asusta de lo que ve.
La historia de mi vida es la historia de ese pájaro que una vez que ve tierra y nada para alcanzarla muere en la orilla, mi historia es la de quién vive de ilusiones que mueren antes de realizarse.