Traductor

martes, 18 de febrero de 2014

Cruce de caminos.

Lo único que tenemos claro en esta vida es que avanzamos a un ritmo de sesenta minutos por hora. Sesenta. Esas son las oportunidades que tenemos cada hora de tomar un camino distinto al que seguimos, y eso hace precioso el hecho de vivir, tener infinitas oportunidades de empezar de cero.
No importa las veces que caigamos o lo hundidos que estemos, sólo importa querer tomar un camino diferente, reinventarse si es necesario.
Infinitas oportunidades de tentar a la suerte para que te brinde la felicidad que todos merecemos. Infinitos trenes que parten de tu estación, ¿a quién le importa el destino cuando te montas con una sonrisa?.
Una sonrisa para tomar un tren, una sonrisa para empezar a ser feliz.

1 comentario:

  1. Tan solo hace falta una excusa para emprender un camino, solo o acompañado por esa sonrisa, no? Yo creo eso. Y si, reinventarse siempre es muy importante. Me quedo por tu blog, espero que postees más acmenudo para poder disfrutar :)

    ResponderEliminar