Traductor

sábado, 18 de marzo de 2017

660 y pico minutos

En poco más que no haya pensado puedo pensar ya, ésta es la última cuenta atrás, hoy embarco hacia ese océano sin una hoja de ruta muy clara, si te soy sincero, aún espero que vengas a despedirme al puerto y me digas que me quede, pero no lo harás, no estaría bien.

A día de hoy la única distancia que nos separa es la que hay entre nuestras pretensiones.

Tic, tac.

Ves el barco y ves el puerto, tan bien como yo, sabes cómo detenerlo, no soy un hombre de mar, aunque eso creo que ya lo has olvidado.

Tic, tac.

Tengo que hacer la maleta, se que es tarde, pero no creí que fuera a necesitarla.

Tic, tac.

Nunca me han pesado tanto las piernas como ahora, cada paso en la pasarela, cada paso para embarcar es como si me pisara el alma.

Tic, tac.

Supongo que no hay otro remedio.

viernes, 10 de marzo de 2017

Menelao

Menelao, ciego de amor, no vio como Helena no le correspondía y ciego de amor perdió la vida a las puertas de Troya. Tan ciego estaba que no se dio cuenta de que su hermano y su mujer le estaban manipulando, hasta el punto de que este amor le costó la vida.
Gracias Menelao por abrirnos los ojos y ver que si el amor y el esfuerzo no es recíproco acaba matando, tu sacrificio no ha sido en vano.
En el amor no importa cuánto des, siempre y cuándo recibas lo mismo.

lunes, 13 de febrero de 2017

Vietnam 2.0 (los cuernos que no dejaron de sonar)

Puede que esta guerra estuviese perdida antes de empezar, si fuese el caso solo lo que por ti sentía me invitó a luchar.
Puede que desoyera todos los cuernos que invitaban a la retirada, no lo sé, estaba sordo por las balas que mis sentimientos lanzaban contra tu resistencia.
Puede, y solo puede, que está vez haya salido vivo.
Puede y solo puede, que esta vez yo haya sido tu Vietnam.