Traductor

viernes, 10 de marzo de 2017

Menelao

Menelao, ciego de amor, no vio como Helena no le correspondía y ciego de amor perdió la vida a las puertas de Troya. Tan ciego estaba que no se dio cuenta de que su hermano y su mujer le estaban manipulando, hasta el punto de que este amor le costó la vida.
Gracias Menelao por abrirnos los ojos y ver que si el amor y el esfuerzo no es recíproco acaba matando, tu sacrificio no ha sido en vano.
En el amor no importa cuánto des, siempre y cuándo recibas lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario